Make your own free website on Tripod.com
"El Desliz"

A manera de presentación
 He aquí lo que pensábamos llamar “Crónicade una producción anunciada” pero dado que al maestro le han choteadotanto el título de su obra, hemos decidido intitular estas líneassimple y llanamente “Como hacer realidad el sueño de una cantantechiflada si uno no tiene prisa, ni un clavo y nervios de acero”.
Índice
* Intro
* Antecedentes
* La idea
* La revelación
* La selección
* El karma de Jorge
* ¿Alguien tieneuna lana?
* Y El Desliz se hizo
* Por una chapa seescurrió una luz
* Encore

 


Intro
    Todos los personajes que aparecen en esta historia sonverdaderos así como los sucesos; los detalles son aproximados porquea tres años de distancia ¿quién se va a estar acordando?
Antecedentes
    El Desliz nació de un fantasía que sevino gestando en la inquieta mente de Nina. Desde que era una adolescente,sintió gran atracción por el cine mexicano, por la épocade oro del cine nacional, por las divas de la pantalla grande, pero principalmentepor las cancioneras. Siempre quiso ser Toña La Negra, hasta queesa fantasía no cupo, desbordó su mente y su alma y tuvoque aflorar.
La idea
    Una tarde de otoño de 1995 en la colonia Roma,entre galletas de mantequilla y un buen café de grano y con TinTan de fondo musical, se celebraba una de aquellas reuniones de trabajopreconcierto. De pronto, sin más, Nina comenzó a cantar adúo con Tin Tan que entonaba en la habitación contigua lasnotas de “Bonita”. Cuando terminó el tema, Nina se sentóen su lugar; sin decir una palabra  tomó su café, seinclinó para dar un trago y al levantar la mirada tenía enlos ojos esa muy característica chispa detonadora de ideas que alsalir de sus labios se convierten en obsesiones y que los que estaban enel lugar conocían perfectamente. Así que se produjeron segundosde espera y angustia por saber cual iba a ser la más reciente locura- Quiero grabar un disco de boleros- dijo ella. El nerviosismo generalestalló en carcajadas, pero todos sabían que hablaba en serio,y en ese momento comenzó el vía crucis más divertidode la historia.
La revelación
    Pasaron los meses y del tema nadie se acordaba, o almenos nadie decía nada, cuando otra tarde en el mismo departamentode la Roma, en condiciones más o menos similares a la vez anterior,sólo que ahora eran galletas Marías, Nina salió desu habitación con un papelito en la mano y dijo - Éstas sonlas rolas que quiero grabar, así que hay que conseguir las versionesoriginales, porque las vamos a hacer en blues - Si la primera vez el personalse puso nervioso, esta vez había cola para entrar al baño.Cuando todos recobraron la compostura, se comenzó a hablar formalmentedel tema, la virulencia de su idea era impresionante. Esa noche todo elmundo estaba infestado de la enfermedad que Nina había contagiadoen un par de horas. Alguien comentó que esto era como un resbalónen la carrera de Nina y otro corrigió, más bien un desliz,y se le quedó. La cascada de ideas dejaba al Niagara como un chisguete,todos exteriorizaron el pequeño Agustín Lara que cada quienlleva dentro.
La selección
    El siguiente par de meses, el compacto equipo de trabajorecabo con apoyo de mucha gente buena cantidad de material, muchas nuevaspropuestas e infinidad de versiones. Lo que menos importaba en esos momentosera el cómo, lo esencial era el qué. Así que habíaque definir un concepto general para tener un criterio de selección.No se tardó mucho en corroborar que la mayoría de los temas,que eran boleros, trataban el amor y el desamor, por lo que se tenia laprimera coincidencia con el trabajo que Nina siempre había realizado.Pero además, el gran paralelismo temático que existíacon el blues daba licencia para continuar la labor. Muchos de los temasresultaron estar estrechamente vinculados con el cine de la épocade oro donde la mujer jugaba un papel fundamental; así que los temastenían que estar vinculados con todo esto. La cereza del pastelfue el glamour de la época que se antojó irresistible y teniaque ser otro ingrediente que diera la línea general. Tras escuchardurante un par de meses una y otra vez docenas de temas, se llegóa una   lista definitiva en la que a pesar de todos se tuvieronque desechar varios temas.
El karma de Jorge
    Ahora sí había que preocuparse por elcómo y ése fue el karma que tuvo que pagar Jorge GarcíaMontemayor, arreglista, director musical y guitarrista de la banda. Sabíaperfectamente lo que quería, pero...¿por dónde empezar?Una noche de insomnio, los duendes le hablaron a Nina. From the craddlede Eric Clapton sonaba en el estéreo, aquél que hace mesestocara a Tin Tan. Nina descubrió con sorpresa que podía cantaralgunos temas seleccionados con la base del disco de Clapton. El materialllegó a manos de Jorge y aparentemente los duendes también;el hombre comenzó a crear todos y cada uno de los arreglos. No setrataba de copiar a Clapton, el asunto era crear un blues que mantuvierael estilo de Nina y que no perdiera la esencia original del bolero de quese tratara. ¿De qué manera influyó Eric Clapton aestos dos? ¿Quién lo sabe? Cosas de artistas. De cualquierforma, Clapton jamás se enterará. El material estaba listo.
¿Alguien tiene una lana?
    Ya se tenía un demo muy lindo. Sólo habíaque darle algunos retoques a algunos detalles. pero en general la preproducciónestaba hecha. ¿Y ahora? Ahora comenzaba el segundo karma, el deSergio Arellano, Manager y Productor ejecutivo de la artista en cuestión.Hasta la fecha el hombre padece de una pesadilla recurrente que sólolos managers y productores discográficos podrán comprender.En su angustioso sueño, se encuentra en medio de un largo, pedregosoy obscuro pasillo, cargando en su espalda una cinta magnética dedimensiones descomunales que debe haber pesado unos 300 kgs. Al fondo deeste pasillo, cientos, miles de puertas entreabiertas dejan emanar el resplandorinconfundible del codiciado dinero. A dos tortuosos pasos de llegar a laprimera puerta, ésta se cierra con tremendo estruendo y risotadasdiabólicas se escuchan al otro lado de la puerta. La acciónse desarrolla a muy lenta velocidad, la secuencia se repite una y otravez, casi tantas veces como puertas existen en el pasillo pero nunca coincidenen número porque, por lo general el despertador suena antes de llegara las últimas que, por otro lado, de ninguna manera significa queésas sí se puedan cruzar. En la realidad no existen tantaspuertas, pero con un par de docenas de ellas es suficiente para mandarlotodo al diablo. Las risotadas por lo general no se escuchan al cerrarsela puerta, pero pueden estar seguros que sí existen. Despuésde buen número de inocentes intentos por adquirir una beca institucionalde financiamiento para el proyecto, se descubren varias cosas: que no seestán invitando los tragos a las personas indicadas, que en la familianunca hubo un miembro distinguido en las altas esferas políticasy que sólo la ópera y el ballet clásico son sujetosde crédito en la cultura tercermundista.
Y El Desliz se hizo
    Justo en este punto es cuando la fantasía inocentey juguetona se convierte en abrumadora obsesión. No obstante, elánimo al interior seguia en efervescencia; la virulenta enfermedadcontinuaba transmitiéndose entre la comunidad. Las siguientes víctimasdel letal bicho fueron los músicos de la banda (Y sigue la Matadando), Guillermo Sierra y Hugo Leyva. Después se contagióla compositora Laura Abitia que se puso con una rola; más tarde,Federico Luna y Felipe Ferrer; luego, Ernesto Gomez Santana, Miguel AngelSamperio, José Luis Montiel, Carlos Tovar “El Popis” y el mismísimomaestro Chilo Morán. En el camino, siempre hay un puñadode amigos que creen en los proyectos del alma. Estos se metieron al estudiode grabación a realizar un Desliz: la fantasía obsesiónestaba fecundada y en gestación.
Por una chapa se escurrió unaluz
    A pesar de lo dramático del sueño recurrente,una puerta dejó escurrir, por el hueco de la chapa, la codiciadaluz. Lo más maravilloso fue que no hubo risotadas diabólicasdetrás de la puerta. Por el contrario, el interés que mostraronpor la producción José Antonio McGregor, Armando Chacha,Lorenzo Chavez y Fernando Hijar, todos ellos de la Dirección Generalde Culturas Populares del CONACULTA, inyectó la dosis final parasoportar el parto tras la paquidérmica gestación de estehijo tan deseado; la luz fue suficiente para maquilar la producción.
Encore
    A seis meses del nacimiento, el nuevo disco ya da susprimeros pasos y pronto será presentado en sociedad con todas lasde la ley el día 9 de septiembre en el Museo Nacional de CulturasPopulares de la Ciudad de México ubicado en Av. Hidalgo 286 col.del Carman Coyoacan. Entrada Libre.

 Y esta última línea es para agradecer a los ociososque se leyeron todo el rollo.


[Home][ElDesliz][Biografía][Discografía][Letras][Sonidos]
[Fotos][Presentaciones][Prensa][Contacto][Links]